¿Te has preguntado alguna vez por qué el rojo Ferrari es el color por excelencia de Ferrari? La historia detrás de esta asociación es tan fascinante como el propio color, conocido como Rosso Corsa.

El rojo Ferrari es un color legendario que se ha convertido en un símbolo de pasión, velocidad y lujo. Es tan omnipresente que se asocia instantáneamente a la marca del Cavallino Rampante, incluso eclipsando la existencia de otros tonos rojos en su catálogo.

Sin embargo, el rojo Ferrari no es un color único. La marca italiana ofrece una variedad de tonos rojos para sus vehículos, cada uno con su propio nombre y características. Algunos de los más conocidos son:

  • Rosso Corsa: Este es el rojo clásico de Ferrari, utilizado en competencias desde los años 20. Es un tono vibrante y brillante que representa la pasión y el espíritu deportivo de la marca.
  • Rosso Scuderia: Un rojo más oscuro y sofisticado que se introdujo en la década de 1950. Se asocia con la exclusividad y el lujo.
  • Rosso Mugello: Un rojo intenso y profundo que se inspira en el circuito de Mugello, uno de los favoritos de Ferrari.
  • Rosso Fuoco: Un rojo brillante y llamativo que se utiliza en algunos modelos especiales de Ferrari.

La elección del rojo Ferrari es una decisión personal que refleja el gusto y la personalidad del propietario. Algunos prefieren la tradición del Rosso Corsa, mientras que otros optan por un tono más moderno o exclusivo.

Más allá del color:

El rojo Ferrari es más que un simple color. Es un símbolo de la historia, la tradición y la pasión de la marca. Es un color que evoca emociones y sueños, y que hace que los corazones de los aficionados a Ferrari latan con más fuerza.

Raíces en la competencia:

En la década de 1920, la Federación Internacional del Automóvil (FIA) estableció un sistema de colores para identificar a los países en las carreras. Italia fue asignada al rojo, y así nació la conexión entre este color y la pasión italiana por el automovilismo.

Ferrari: Un legado de gran tradición:

Enzo Ferrari, fundador de la marca, se mantuvo fiel al rojo Ferrari como símbolo de la identidad italiana y del espíritu competitivo de la empresa. Incluso con la llegada de patrocinadores y la libertad de usar otros colores, Ferrari mantuvo su compromiso con el color rojo como parte de su esencia.

Rosso Corsa: Un color con historia propia:

El Rosso Corsa es un tono específico de rojo que ha evolucionado con el tiempo. Se caracteriza por su intensidad y brillo, y se ha convertido en un símbolo de la excelencia y el lujo de Ferrari. Se trata de un rojo cereza, vibrante y brillante. Uno de los más empleados y solicitados en los coches de la marca italiana.

Más allá del rojo:

Si bien el rojo Ferrari es el color más icónico de la marca, la empresa ofrece una amplia gama de colores para sus vehículos. En la actualidad, alrededor del 15% de los Ferrari se producen en colores diferentes al rojo.

Un futuro con tradición:

A pesar de la diversificación de la paleta de colores, el rojo Ferrari sigue siendo un símbolo inconfundible de la marca y una parte integral de su legado. Es un color que representa la pasión, la velocidad, la elegancia y la historia de una de las marcas más legendarias del mundo.